Las tormentas….

Un tema en el que he redundado más de una vez…me refiero a las tormentas que nos tocan atravesar durante nuestra vida y lo hago convencida de que así es, tal y como cuenta este relato que recibí en mi correo.  
Las tormentas o los contratiempos, los golpes o como queramos llamar a todo eso que nos toca, no nos gusta, no lo hemos deseado y por si fuera poco, seguro nos hace, de alguna forma, también sufrir; nos hace crecer, madurar, conocernos más a nosotros mismos pero y por sobre todo lo que me gusta trasmitir es que no son eternas! pasan y que buenísimo es, no sólo todo el bagaje de aprendizaje que nos deja, sino ver, disfrutar nuevamente de la luz, tibieza, confort que el sol nos brinda…
Léase, disfrutar de todo lo que tenemos y muchas veces no nos damos cuenta. Cosas que por estar alli, diariamente, como de rutina, ni las notamos…y seguro también valen, también nos hacen sentir bien.
Yo siento que soy feliz, simplemente cuando abro mi ventana y veo el nuevo día y mucho más aún, si siento el sol en mi cara! y desde alli, ahondo un poco más y son tantas las cosas por las cuales me siento no sólo feliz, también muy agradecida,  por todo lo que he vivido y vivo…
He aqui el relato mencionado:

LAS TORMENTAS

Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que –según él – le rindieran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.

Pero Dios le contestó –”Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan …

Así nos pasa: queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.

El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías por chubascos pasajeros.

Una tormenta en tu vida seguramente hará estallar el pensamiento en miles de relámpagos por segundo, y seguramente, creerás que todo es maldición y mala suerte, pero la fe, la constancia, la voluntad y la resignación, harán que logres como cosecha, los mejores frutos que solo se obtienen cuando el frío de los años ha endulzado tu decir, tu obrar y tu soñar.

Autor anónimo

Una respuesta a “Las tormentas….

  1.  Mary, ya estoy otra vez por aqui en tu espacio, me gusta muchisimo, y me hace reflexionar muchas cosas de las que explicas, si que es verdad que a veces en nuestras vidas hay tormentas muy fuertes, y nos vemos hundidos, y no sabemos si podremos remontar, pero igual que en la naturaleza, que despues de la tormenta sale el sol, en nuestras vidas ocurre igual, cuando mas crees que estas hundida, siempre ves un pequeño rayo de esperanza, por el cual te hace levantar con mas fuerza, bueno Mary, que me encanta tu spacio, no dudes que me pasare otro dia a visitarlo, un beso muy grande y cuidate mucho, desde Valencia, roseta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s