Manual para subir montañas I

Manual para subir montañas I

A] Escoge la montaña que deseas subir: no te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tú el único responsable y debes estar seguro de lo que estás haciendo. 

B] Sabe cómo llegar frente a ella: muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre? Que está rodeada de carreteras, que entre tú y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es difícil en la vida real. Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un día te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.

C] Aprende de quien ya caminó por allí: por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo el mismo sueño antes que tú, y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha. La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho. 

D] Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar: cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo. Pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

E] El paisaje cambia, así que aprovéchalo: claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta. 

Paulo Coelho 

3 Respuestas a “Manual para subir montañas I

  1. Me he colado por casualidad en tu spaces, y no puedo irme sin darte las gracias por el rato tan bueno que he pasado leyéndote. Por cierto, yo también adoro Nueva York. Saludos españoles.

  2. Justo al terminar de escribir mi comentario anterior, me he ido a mi espacio y me habías escrito tú!! Lo hemos hecho a la vez!! me encantan estas casualidades!!! saludos de nuevo.

  3. Hola Marie, me encanta mirar de vez en cuando tu web, la verdad es que se ve que la haces con mucho carinyo y me gustan mucho las cosas que escribes o cuelgas. Hay muchas cosas que me encantan.Yo te he puesto la direccion de la web que le hicimos a Monica, mi amiga del alma, compatriota tuya, a quien fuimos a ver a Montevideo en Sept. de 2003. Por desgracia ella no pudo librarse del cancer, pero si miras un poco su web veras que clase de persona era. Espero que te guste.Por cierto, aunque creo que no te conteste por falta de tiempo, me alegra que puedas volver a Uruguay con tus hijos, pero espero que no desaparezcas de los mosqueteros.Un beso,Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s